sábado, 13 de febrero de 2010

LA TETERA



La tetera languidece en una estantería del salón. Hecha de frágiles materiales de diseño moderno y extravagante se ha convertido en objeto de admiración. Pero su uso está prohibidoagua ya no entra en ella impetuosa salpicando de gotas todo su interior ni lame golosa sus abombadas paredes. No la calienta el fuego creador de burbujas para hacerla arder de pasión.

2 comentarios:

pepe dijo...

Yo lo leo como una metáfora sobre lo efímero de la belleza como soporte del exito.

Lindamiga dijo...

Si, tiene muchas lecturas: en el plano existencial, que todos necesitamos ser útiles en algo para poder disfrutar de la vida, en el amoroso, que como estemos ahí puestitas en plan mírame y no me toques nos perdemos la "ebullición"... no sé, es muy sugerente. Un abrazo.

Publicar un comentario